El Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Bahía Blanca (INIBIBB) fue fundado el 18 de junio de 1970 en la Universidad Nacional del Sur (UNS), al mismo tiempo en que se creaba en esta casa de estudios el Departamento de Biología.  El primer director y organizador de ambos fue el Dr. Nicolás G. Bazán, quien se desempeñaba como profesor en la carrera por entonces denominada Licenciatura en Bioquímica. Con la creación del Departamento se incorporaron nuevas asignaturas, que renovaron y fortalecieron esta carrera de grado. Con la creación del INIBIBB se logró un fuerte impulso para que, en 1971, se creara en la UNS la carrera de posgrado del Doctorado en Bioquímica, carrera que contó con su primer egresado en 1975.

Durante sus primeros años, el INIBIBB funcionó en el edifico de la UNS de Avenida Alem 1253, en el piso superior de los laboratorios donde se dictaban las asignaturas Química Biológica I, Química Biológica II, Química Biológica General, Química Biológica Patológica, y, durante algunos años, Biología Molecular. Las investigaciones que en él se realizaban se centraban en el sistema nervioso central incluyendo a la retina y en el desarrollo embrionario temprano, ambos en modelos animales, con un fuerte foco en los lípidos, su composición y su metabolismo. En los primeros tiempos se contaba con escaso equipamiento, que se expandió notablemente cuando se adquirieron instrumentos sofisticados para la época, como un cromatógrafo de gases y un densitómetro. La mayoría de los jóvenes integrantes iniciales eran docentes en distintas asignaturas y becarios, la mayoría tesistas dirigidos por el -también joven- investigador y profesor Dr. Bazán. Sus insistentes gestiones lograron que desde el 30 de abril de 1973 el INIBIBB pasase a formar parte del sistema de Institutos del CONICET, además de la UNS, estando por lo tanto entre los -por entonces escasos- institutos de doble dependencia entre el CONICET y las universidades nacionales. 

En la primera década del INIBIBB se trabajaba en el laboratorio, se organizaba y se estudiaba una profusa bibliografía, se exponían seminarios internos diariamente, se presentaban trabajos a distintas reuniones científicas, y se escribían artículos y capítulos de libros, además de organizar reuniones científicas. Entre las nacionales, se destaca una reunión anual de la SAB (Sociedad Argentina de Biofísica) en 1973 y una reunión anual de la SAIB (Sociedad Argentina de Investigaciones Bioquímicas) en 1976. Esta última fue la Reunión Anual número XII de la SAIB (hoy Sociedad Argentina de Investigación en Bioquímica y Biología Molecular), que se celebró a continuación del primer International Symposium on the Biochemistry and Function of Lipids, en ambos casos en Sierra de la Ventana, Pcia. de Buenos Aires, con la presidencia del Dr. Rodolfo Brenner de la Universidad Nacional de La Plata y la Organización Local a cargo de los miembros del INIBIBB. Este último congreso contó con la presencia de expertos de alta reputación del exterior y del país, entre ellos el Premio Nobel Dr. Federico Leloir. Las conferencias se compilaron en un libro, publicado en 1977, que se editó pacientemente en las máquinas de escribir del INIBIBB de Alem 1253. Este fue Function and Biosynthesis of Lipids, un tomo de la prestigiosa serie Advances in Experimental Medicine and Biology, cuyos editores fueron los Dres. R. Brenner, N. Bazán y N. Giusto. En 1979, el Dr. Bazán coordinó desde el INIBIBB la realización de un International Symposium on the Neurochemistry of Retina  en Grecia, en el cual se presentaron varios trabajos sobre la retina realizados en el INIBIBB. Al año siguiente, el instituto organizó en la UNS el Simposio Internacional sobre Nuevas Tendencias en Nutrición, Investigaciones Lipídicas y Enfermedades Cardiovasculares, realizado en 1981 con la presencia de renombrados especialistas.

Imagen tomada cuando se realizó el primer International Symposium on the Biochemistry and Function of Lipids en Sierra de la Ventana. De pie, de izquierda a derecha: Mg. H. Caldironi, Dr. N. Bazan (entonces director del INIBIBB), Dr. R.E. Anderson, Dra. N.M. Giusto y Dr. J.N. Hawthorne. En el costado izquierdo: Dra. I.C. Bonini, Dra. M.I. Aveldaño, Dra. E. Rodriguez y Dr. R. Michell. Sentados de izquierda a derecha: Dra. M.F. Pediconi, Dra. A.M. Pechén, Dra. H. Pascual de Bazan, Dra. T.S. Alonso, Dra. G. Cascone, Dra. M. Ilincheta, y Sr. H. Cortary.

Además de las investigaciones básicas, a mediados de los 70 se habían abordado en el INIBIBB actividades de vinculación con el medio, una de ellas bajo un convenio entre la UNS y CAP-Cuatreros que implicaba análisis bioquímicos en productos cárneos supercongelados para exportación. En 1975 se realizó en la UNS, organizado desde el INIBIBB, el Primer Simposio Nacional sobre Tecnología de Carne Bovina.

Hacia fines de los 70 y principios de los 80, el Instituto había logrado adquirir un importante equipamiento a través de un programa BID-CONICET que incluía centrífugas y ultracentrífugas, espectroscopios, cromatógrafos de reparto gas-líquido y de alta presión, un contador de radioactividad gamma y uno de centelleo líquido, estufas, liofilizadores, incubadores, balanzas y equipamiento menor, además de insumos y reactivos para investigación. Estas adquisiciones y la creciente incorporación de personal, incluyendo becarios y miembros de la carrera del personal de apoyo a la investigación, tornaron insuficiente el espacio disponible en la sede de Alem, por lo que en 1978 el INIBIBB se amplió, estableciéndose en una casona que fuera propiedad de la Fundación para la Acción Científica, Cultural y Educativa de Bahía Blanca (ACCE), situada en Gorriti 43, en el centro de la ciudad. Allí se realizaba la actividad de investigación y algunos cursos de posgrado, continuando la actividad docente de grado en Alem 1253.

Fue necesario tiempo y presupuesto, aportado por el CONICET, para concretar reformas sustanciales en dicha casa a fin de adaptarla a las actividades del instituto. Se instalaron allí laboratorios, gabinetes, oficinas, una biblioteca, así como espacios para el lavado de material y para el bioterio. Entre tanto, en un amplio terreno a 7 km del centro de la ciudad que originalmente pertenecía a la UNS, desde hacía unos cuantos años se hallaba en construcción, con largos períodos intermitentes de inactividad, un complejo de edificios donde en el futuro se alojarían varios institutos UNS-CONICET: el Centro Regional de Investigaciones Básicas y Aplicadas de Bahía Blanca (CRIBABB), hoy CONICET-Bahía Blanca, en uno de los cuales debía funcionar el INIBIBB.

Al cesar en sus funciones el Dr. Bazán en 1981, la Dra. Norma Giusto, quien se encontraba en el exterior realizando una estancia postdoctoral, regresó al país para liderar el Instituto, la mayor parte del cual se encontraba en el anexo de la calle Gorriti. Lo hizo bajo la supervisión de una comisión integrada, entre otros investigadores, por el Dr. Héctor Torres, cuyo apoyo fue crucial en ese momento,tanto para la continuidad del INIBIBB como para la de las carreras de muchos de sus integrantes. A fines de 1982, el CONICET designó como director al Dr. Francisco J. Barrantes, quien había sido durante varios años integrante del prestigioso Instituto de Química Biofísica Max Planck, en Göttingen, Alemania. Ello significó la incorporación al INIBIBB de una nueva línea de investigación, vinculada con el estudio de los receptores de neurotransmisores y las membranas en que se ubican, nuevas piezas de equipamiento, y nuevos becarios y tesistas, muchos de los cuales luego continuaron sus carreras en el campo de la actividad científica y académica, destacándose actualmente por sus logros, algunos de ellos en el país y otros en el exterior.

Entre 1983 y 1987, se sucedieron en el INIBIBB visitas de encumbrados investigadores de Europa y de USA que se contaban entre los contactos científicos del Dr. Barrantes. El crecimiento ocurrido y el que estaba ocurriendo nuevamente requerían de más espacio. En diciembre de 1987, el INIBIBB fue el primer instituto en mudarse al complejo que unos años más tarde sería el CRIBABB –y el único durante algunos años en habitarlo–, aun cuando no funcionaban a pleno los servicios básicos de electricidad, gas, agua y calefacción, y el acceso se hacía difícil por la ausencia de transporte público y el mal estado de los caminos. Si bien se tardó un tiempo en alcanzar las condiciones óptimas de trabajo, las actividades de investigación se renovaron y la formación de recursos humanos se reforzó a través de cursos de posgrado y seminarios internos semanales. El Dr. César Milstein, premio Nobel de Medicina nativo de Bahía Blanca, fue invitado para la inauguración oficial de la nueva sede del INIBIBB en 1987, una de cuyas salas lleva su nombre desde entonces. Aprovechando su presencia en la ciudad, la UNS le confirió el título de Doctor Honoris causa.

Imagen tomada con motivo de la visita del Dr. C. Milstein al INIBIBB. De pie, de izquierda a derecha: Bioq. M. Ginobili, Dra. N.M. Giusto, Dra. M. Roque, Dra. M. Ilincheta, Bioq. B. De los Santos. Sentados, de izquierda a derecha: Dr. F.J. Barrantes (entonces director del INIBIBB) y Dr. C. Milstein, diciembre de 1987.
Al terminar su visita por el INIBIBB, el Dr. C. Milstein y su esposa pidieron bicicletas para volver a Bahía Blanca. Se les consiguió una para cada uno y así partieron del INIBIBB, diciembre de 1987.

La participación de integrantes del INIBIBB en subsidios para proyectos de grupos de investigación del CONICET y de la UNS, que se inició en 1992 y continuó durante varios años, permitió la adquisición de insumos y de equipamiento adicional que contribuyeron al crecimiento y consolidación del instituto. Al pasar el tiempo y fortalecerse los distintos grupos, sus integrantes tuvieron una participación cada vez más activa en la dirección de proyectos, en la supervisión de la labor de nuevos integrantes, y en la obtención de subsidios para sus proyectos. En la década de los 90 se intensificó la actividad de posgrado en la nueva sede del INIBIBB. El Dr. Barrantes y colaboradores organizaron en ella cursos de posgrado permanentes con expertos extranjeros y locales como conferencistas y con estudiantes de posgrado de distintas universidades del país, además de la UNS, como beneficiarios. En 1995, la Trans Word Network of Scientific Organization incorporó al INIBIBB a su lista de centros para el intercambio y entrenamiento de científicos. Poco tiempo después, la TWAS y el South Center designaron al INIBIBB como Centro de Excelencia Científica en el Hemisferio Sur por el trienio 1997-1999. En 1998, la UNESCO y la UNS firmaron un convenio mediante el cual se creó la Cátedra UNESCO de Biofísica y Neurobiología Molecular a cargo del Prof. Dr. Barrantes y con sede en el INIBIBB.

También se organizaron desde el INIBIBB en ese período numerosas reuniones científicas, entre ellas reuniones anuales de sociedades nacionales, simposios, talleres y jornadas sobre temas específicos de neuroquímica, neurofisiología, biofísica de membranas y bioquímica de lípidos. Entre las reuniones con sede en el INIBIBB, una se realizó en 1995, a los 25 años de su fundación, y fue una reunión conjunta que incluía la Xa Reunión Anual de la SAB, Sociedad Argentina de Biofísica y la XXIV reunión Anual de la SAN, Sociedad Argentina de Neuroquímica (hoy Sociedad Argentina de Investigación en Neurociencias). Más adelante, se celebraron las Segundas Jornadas Nacionales sobre Bioquímica y Biología Molecular de Lípidos y Lipoproteínas (2005), y en 2008  se realizó un Workshop internacional de la SAN, denominado Neuronal Communication: from Structure to Physiology. En 2012, tuvieron lugar las VJornadas sobre Bioquímica y Biología Molecular de Lípidos y Lipoproteínas, organizadas conjuntamente entre investigadores de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA y miembros del INIBIBB.

Si bien el Instituto se creó con el fin de realizar investigaciones centradas en la bioquímica del sistema nervioso, desde su creación al presente las líneas de trabajo se han diversificado. Muchos de sus integrantes actuales han realizado estancias de distinta duración en prestigiosos centros de investigación del exterior, especialmente de USA y de países de Europa, lo que ha permitido establecer importantes colaboraciones y ampliar o profundizar líneas de investigación. Se fueron conformando en el INIBIBB grupos que en poco tiempo se consolidaron con el mejor acceso a la bibliografía, la incorporación de equipamiento y la posibilidad de aplicar herramientas experimentales cada vez más sensibles. En las dos últimas décadas, aumentó el número de becarios y recientemente se renovó en parte el personal de apoyo a la investigación en el INIBIBB. Como consta en las Memorias anuales del INIBIBB, todo esto contribuyó a que se concretaran muchas tesis doctorales, se publicaran numerosos artículos en revistas de circulación internacional con arbitraje exigente y se hicieran múltiples contribuciones a reuniones científicas nacionales e internacionales.

Entrega a la Dra. N.M. Giusto un presente el entonces intendente de la ciudad de Bahía Blanca, Sr. Cristian Breitenstein, en la ceremonia realizada con motivo de la celebración de los 40 años del INIBIBB, 18 de junio de 2010.
La Dra. M.I. Aveldaño, el Dr. C. Barassi, la Dra. N.M. Giusto y el Dr. M. Crupkin (de izquierda a derecha) descubriendo una placa en celebración de los 40 años del INIBIBB, 18 de junio de 2010. Los Dres. Barassi y Crupkin fueron algunos de los primeros integrantes del INIBIBB.

Desde los comienzos del INIBIBB a la actualidad, se han sucedido cuatro generaciones de científicos, la última de las cuales ya se está destacando por sus méritos en varios aspectos de su labor como jóvenes investigadores. En distintos momentos a lo largo de ese período, varios de sus investigadores han descollado tanto por sus hallazgos que han logrado relevantes premios y distinciones, algunosde ellos a nivel internacional, así como importantes subsidios para sus investigaciones. Muchos integrantes del INIBIBB han sido y son convocados como especialistas o referentes para actuar en evaluaciones de subsidios, proyectos de investigación, tesis doctorales, artículos a publicar, carreras de grado y posgrado, concursos, y otras actividades de valoración científica y académica. Varios de ellos han formado parte de comisiones asesoras del CONICET, de la CIC, o de la UNS. También han actuado como miembros de las Comisiones Directivas de sociedades de investigación científica nacionales, entre ellas la SAIB, la SAB y la SAN, esta última sociedad habiendo contado en dos ocasiones con un miembro del INIBIBB como Presidente.

A lo largo de los cuarenta y cinco años de vida del INIBIBB se ha mantenido la estrecha relación entre la investigación y la docencia que fuera formulada como uno de sus objetivos fundacionales. De hecho, casi todos sus integrantes han colaborado como docentes en distintas asignaturas de carreras de grado en unidades académicas de la UNS, la mayoría de ellas en el que fuera su hermano de nacimiento, el Departamento de Biología, hoy Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia. También colaboran en carreras de postgrado, contribuyendo a los Doctorados en Bioquímica y en Biología de la UNS con el desarrollo en su sede de proyectos de tesis doctorales así como de cursos de posgrado. Otras participaciones en la vida académica de sus miembros incluyen formar parte de comisiones y comités específicos, como comisiones curriculares, comisiones de acreditación de carreras de grado y posgrado, y comité académico de posgrado. Varios de los integrantes del INIBIBB han formado parte en distintos momentos, y en algunos casos lo hacen actualmente, de cuerpos colegiados de la UNS, como Consejo Departamental, Consejo Superior, Asamblea Universitaria, y Comisiones Asesoras, como la del Departamento de Graduados (hoy Secretaría General de Posgrado y Educación Continua), y la de la Secretaría General de Ciencia y Tecnología, que cuenta con un representante permanente del INIBIBB. En cuanto a cargos de gestión universitaria, una ex integrante del INIBIBB ha sido Secretaria General Académica de la Universidad, y a nivel departamental, dos han sido Directoras-Decanas y una es actualmente Secretaria Académica.

Las actividades del INIBIBB se regían en sus comienzos por un Reglamento Interno que había sido elaborado por los miembros de un Comité que reunía dos representantes del CONICET y dos de la UNS, quienes auditaban periódicamente sus actividades en entrevistas con el director. Uno de estos Comités elaboró el Reglamento Interno del Consejo Consultivo del Instituto el cual fue suscripto el 16.12.91 por quienes por ese entonces integraban dicho Comité, los Dres. Gustavo Orioli y Eduardo Cáceres (por la UNS), y los Dres. Osvaldo Mercuri y Eduardo Soto (por el CONICET). A partir de 1991, el instituto contó oficialmente con la figura del vicedirector, función que recayó en la Dra. N. Giusto, y con un Consejo Consultivo del director, integrado por investigadores responsables de grupos de investigación, que funcionó hasta diciembre de 2008. Al resolver el CONICET que debía crearse un Consejo Directivo en cada unidad ejecutora, el 18 de noviembre de 2008 se realizó en el INIBIBB el primer acto eleccionario para integrarlo, acto que desde entonces se ha repetido en varias oportunidades. Fueron las primeras integrantes de este Consejo las docentes-investigadoras Dras. Telma Alonso, Marta Aveldaño, Cecilia Bouzat, María del Carmen Esandi, Norma Giusto, y Gabriela Salvador.

El Dr. Barrantes ejerció la dirección derivada de su designación original en 1983 hasta 2011, habiendo renovado dicho cargo por concurso en 2009. En 2011 se alejó del INIBIBB para hacerse cargo de un nuevo Instituto de investigación, por lo que la Dra. Norma Giusto, quien había continuado hasta ese momento como vicedirectora, se hizo cargo de la dirección del INIBIBB. Desde marzo de 2013, la dirección es ejercida por  la Dra. Marta Aveldaño, acompañada en su función como vicedirectora por la Dra. Cecilia Bouzat. El actual Consejo Directivo está integrado por la Lic. Laura Nielsen y los Dres. Silvia Antolllini, Cecilia Bouzat, Norma Giusto, Diego Rayes, Alejandro Peñalva, Nora Rotstein, y Jorge Wenz. 

JSN Teki template designed by JoomlaShine.com